La fuerza de Montaña Sagrada

19.08.2018

Sacred Mountain es una mezcla a base de Picea, cedro, abeto balsámico e ylang ylang. La primera sensación que me dio al abrir el frasco fue la de trasladarme a un bosque y eso, teniendo en cuenta que de momento vivo en el centro de Madrid, ¡me encanta! Cuando lo aplico en los pies e inhalo, siento la sensación de pisar tierra mojada, aunque a lo mejor su aroma no sea ese, a mí me lo recuerda.

A nivel emocional, este aceite nos aporta arraigo, seguridad, confianza, relajación...Vamos a conocer a qué se puede deber, desgranando los aceites de los que se compone:

Picea: nos ayuda a liberar bloqueos emocionales, a equilibrar las energías relacionadas con dar y recibir, era usado por los indios Lakota para favorecer la comunicación con el Gran Espíritu.

Ylang ylang:  puede ayudar a balancear las energías masculina y femenina para poder acercarnos a una sintonía espiritual y ser capaces de centrar nuestros pensamientos, alejando los recurrentes, que ocupan y no generan.

Cedro: era tradicionalmente usado por los indios de Norteamérica para aumentar su potencial de conexión espiritual.

Abeto balsámico: nos aporta sensación de arraigo y fuerza.

¿Cómo utilizarlo? puedes poner unas gotitas en los pies, aplicarlo en el plexo, nuca, corazón...allá donde necesites encontrar la calma y, por supuesto, inhalarlo profundamente o ponerlo en tu difusor. 

En resumen, su aroma nos conecta con la Naturaleza y nos hace sentimos más cerca de ella cuando lo necesitamos. Teniendo en cuenta los aceites que lo componen, podemos pensar que sea una buena ayuda para las vías respiratorias. Por otro lado, en momentos de inseguridad o debilidad emocional puede ser una buena compañía para sentirnos más centradas y capaces de afrontar las situaciones con mayor confianza.

 Cierra los ojos, inhala y deja que la Montaña Sagrada te transporte donde tu espíritu desee. 

Montaña Sagrada en su hábitat natural
Montaña Sagrada en su hábitat natural